Donde se escondera nuestro Macho Beta?

Cada vez es más frecuente ver a mujeres independientes, exitosas, carismáticas aunque aun tratando de conocer su media naranja. ¿What pass? No permitimos que nos acusen de “no tener tiempo” o “intimidar a los hombres”. Sucede que el estereotipo masculino también ha cambiado para nosotras y lamentablemente nuestro macho parece existir cada año bisiesto.
-Generalmente- (no sea cosa que alguna afortunada hambrienta de franelear su éxito grite ¡mentira!) no se encuentran en los boliches, ni en la fiesta más glam del verano, o en ese restaurante del que todos deben irse con una foto en instagram, ni mucho menos comparándolo con Christian Grey chicas. En cambio, puede que ya te lo hayas cruzado a la vuelta de la esquina lavando su auto “con terrible manguera”, en el super eligiendo entre whiskys y productos de limpieza, o en la playa leyendo un libro con una cerveza en pleno relax. Son aquellos hombres sencillos, sensibles, detallistas, familiares, experimentados, gozadores de la vida, desafiantes, con objetivos claros… El MACHO BETA ¡the most wanted!
Atrás quedaron los metrosexuales que piensas que Mr. Músculo son ellos y no un producto de limpieza, los que te seducen llevándote a comer a restaurantes super vip sin pasarte a buscar, los que te mandan mensajes para relojear cuán ocupada estas pero sin interés de invitarte a pasear. Adiós a los que intentan ser dueños y no compañeros. Hoy las mujeres queremos a los beta, aquellos sensibles sin ser femeninos, simples sin dejar de ser interesantes, seductores sin ser irrespetuosos, brutos sin ser dañinos, carismáticos, agradecidos de la vida, experimentados del mercado y sexualmente hiper-activos…. M-A-C-H-O-S.
Ellos priorizan su spiritual fitness, modelar su alma en vez de inflar sus músculos con anabólicos como un pre requisito de existencia. ¡Ojo! Y esto no quiere decir que el tipo no pueda ser dueño de un físico de locos, sino que además, las experiencias, las caídas y triunfos han fortalecido su hombría primordialmente.
Además, poseen esa speacial tip that make us go crazy y es que por primera vez un hombre que no es nuestro padre nos escucha, sienten y se percatan de aquellos detalles que necesitamos. Son aquellos que disfrutan al máximo de la sencillez y las pequeñas cosas de la vida: te sorprenden con el desayuno en la cama, te levantan con un “buen día my lady”, se quedan mirándote mientras cocinas porque les encanta ver cómo te eforzas aunque quemes media cocina, te espían mientras te aplicas el rimel por las mañanas o les late el corazón a mil porque ven que te reís de sus chistes que nadie los festeja “¡EES MOOYY BUEEENOOO!” como diría yayo… That’s right, los betas aprecian cada sutileza de la vida y del vivir, porque saben que nada esta comprado y que así como algo viene se puede ir. Recuerdo un aniversario con mi marido, cuando aún éramos novios y me sorprendió llevándome a cenar a la playa. A todo trapo: mesas y sillas de nuestro living, mantelería y vajilla, velas, luz de la luna, heladerita con entrada, plato principal, postre y vino (no nos olvidemos del kétchup, el limón y la sal por favor)… OMG!!!
Es un hombre que vive el presente y se deja llevar por la vida misma; porque tiene muy claro hacia dónde va y con quiere ir. Ellos son con quien nos casaríamos, o por lo menos yo lo casé a los dos años de conocerlo… no sea cosa que me cambie el año bisiesto!
DO NOT FALL IN LOVE, RISE IN LOVE… or rise with beta ;) ¿Mujeres que opinan? ¿Ya tienen a su beta? Copienle este post! ¿Aún no? Entonces, muéstrenle lo que quieren!

Texto de Barbara para Alfa Life Style Mag


Entradas populares