Ni Una Menos


Difícil se me hizo llegar a la Plaza de los dos congresos por la cantidad de gente que caminaba por todas sus calles aledañas, al igual que la marcha por la muerte del Fiscal Nisman no se veían esas interminables filas de colectivos que traen militantes de todos lados como suele ser en otros actos de carácter político. Para ser sincera si vi alguno de esos buses escolares pero como máximo eran 8, no me gusto verlos como tampoco algunos carteles partidarios, pero por suerte eran pocos y estaba bien diferenciado quien era quien!!


La gran mayoría puedo decir eran autoconvocados como yo, lo que me genera orgullo de esta sociedad argentina que va abriendo sus ojos y tomando conciencia de los verdaderos problemas que tenemos como sociedad y a los cuales debemos hacerle frente. 
Podía verse madres que habían perdido a sus hijas, amigos que alzaban sus voces en reclamo por quienes ya no estaban, hijos sin madres y valientes mujeres que podían gritar que habían sido víctimas de la violencia de genero y pudieron contarlo, porque se animaron.

Algunos de los carteles que se leían:










Una mujer cada 30 horas muere en la Argentina com víctima de la violencia de genero. Ni una menos era el lema, porque eso es lo que queremos, es lo que debemos anhelar para nuestro país. 

Con seguridad las mujeres que lo sufren tienen miedo. Miedo de volver a sus casas, quizás fuera de ella se sienten fuertes pero al regresar vuelven al lugar donde se encuentran sometidas bajo una violencia por parte de sus parejas. Una violencia que no es solo física sino psicológica la cual tampoco debemos seguir permitiendo, porque queramos aceptarlo o no vivimos en una sociedad machista, donde en ocasiones se denigra a la mujer solo por ser mujer y con gran ignorancia creen que por eso somos inferiores.







Ni una menos es el grito de un pueblo para pedir mas contención para esas mujeres que lo necesitan, para que no haya que llegar a instancias que nadie desea. Refugios para aquellas mujeres que se animan a salir de sus casas y no tienen donde regresar, trabajo para ayudarlas a salir adelante y sobretodo contención psicológica. 
A la vez es necesario que haya mas consideraciones en las comisarias de barrio cuando se llega a hacer una denuncia. Entendemos que la policía deba preguntar e informarse, pero también se les debe dar el entrenamiento necesario a cada uno de los agentes para que sepan como tratar a esas mujeres que han tenido el valor de llegar hasta ahí a denunciar a su pareja y no se dieron la vuelta en la esquina por miedo a que nadie las escuche.












Espero que podamos ser escuchadas y escuchados porque en esta lucha no estamos solas, porque hay miles y millones de hombres a nuestro lado que si se los puede llamar hombres y valoran a la mujer como corresponde y nos apoyan en esta lucha.



Pero debemos tomar conciencia, empecemos por eso y claro que tiene que haber un cambio, pero el primer paso comienza en nosotros, tomar conciencia como sociedad para poder hacerle frente. 

Y la marcha de hoy demuestra que esto esta comenzando a suceder....









Entradas populares