Sucre Restaurante

El Belgrano Bajo es un barrio que últimamente se ha poblado de buena gastronomía, con muchas opciones; desde carnes, buen sushi, las mejores pastas y variedad para todos los gustos, es uno de mis sitios preferidos para ir a cenar. Uno que se encuentra allí hace ya 16 años es Sucre Restaurante, ofreciendo cocina de autor, comida contemporánea argentina con productos locales orgánicos de estación.

Es un espacio amplio y moderno, muy cálido en mi gusto con lo que podría llamarse un estilo industrial. Se caracteriza por su cocina a la vista, en el centro una exclusiva cava de vidrio y una barra que recorre todo lo largo del salón para disfrutar de los mas ricos tragos.



El alma del lugar se llama Fernando Trocca y es el reconocido Chef que se encuentra al mando de la cocina.


Fernando nació en Buenos Aires y desde muy pequeño y por influencia de su abuela comenzó a disfrutar de la cocina. 
Trabajo con grandes como Gato Dumas y Francis Mallman, realizó su formación en Italia, Francia y España. En la década del '90 desembarco en Nueva York y cocino para grandes personalidades como David Bowie, Claudia Schiffer, Jack Nicholson, Cindy Crawford, Eric Clapton, Calvin Klein, entre otros.

En la actualidad es el Chef ejecutivo de Gaucho esa cadena inglesa que representa tan bien a la Argentina en el mundo y alma madre de Sucre, donde disfrute de una deliciosa cena y acá les paso mis preferidos:

Como principal se me hizo difícil elegir, estaba entre el Rissoto de Ossobuco, que es una delicia y especialidad del lugar, pero como ya lo he probado en otras oportunidades me incline por este Ojo de Bife Premium con chimichurri que se realiza en una parrilla a leña de quebracho sustentable acompañado de papines del NOA y un cremoso de papas trufado que te deja sin suspiros.


La carne me gusta siempre acompañarla con un vino tinto y el elegido fue un Aruma Malbec 2016 y de postre estaba entre el volcán de dulce de leche y unos Quesos de Neuquén con Dulces y Miel Orgánica (porque soy fanática del tradicional Vigilante) pero vi una opción que decía "Dessert Cocktails", entonces para cerrar la noche se me ocurrió que un Baileys con helado de crema como me preparaba mi hermana hace unos años era una buena opción, se lo comenté al manager del lugar y me dijo que no tenían justo este trago pero que el Barman se había inspirado en mis elecciones y me trajo esta delicia, que no se bien que tenia, pero era cremoso con un toque de café y sabia a vainilla con chocolate amargo


Esta fue mi recomendación de la semana, espero les haya gustado.

Rocío Vivas





Entradas populares