Tarragona, un paseo con 2.000 años de historia

Tarragona, o Tarraco su denominación en latín, fue la capital de Hispania en la época del Imperio Romano. Ubicada a orillas del Mar Mediterraneo, sobre la Costa Dorada, es una ciudad que atrae a turistas de todo el mundo por su historia, gastronomía y playas de agua cálida.

Caminar por allí es algo que no deja de sorprenderte a cada paso, ver esas piedras colocadas una a una desde fines del siglo III a.C. como fue la Muralla Romana para contener el casco histórico de la ciudad ante posibles invasiones, es uno de los principales atractivos de la ciudad.



Con el pasar de los años la ciudad continuó con su vida, pueden verse diversos movimientos artísticos por Tarragona y adaptaciones de la época contemporánea con esas magestuosas obras arquitectónicas romanas, como es la imagen de abajo de la muralla. A la derecha al fondo se visualiza uno de los pórticos de entrada al casco antiguo y adaptada a la vida de hoy en día donde las murallas ya no son habituales se ve un conjunto de ventanas a lo largo de esta antigua obra romana.




En las imágenes que siguen a orillas del mediterráneo se ve el antiguo Anfiteatro Romano que se ubicaba por fuera de la muralla y se construyó en el siglo I d.C.. Con el pasar de los años y al quedar en desuso, se realizó una basílica y posteriormente una iglesia, ambas en ruinas hoy en día.




El Circo Romano, era habitual en este tipo de ciudades, era un espacio dedicado a actividades de dispersión, allí se realizaban carreras con carruajes, entre otras. Por debajo de las tribunas había unos pasadizos y luego unas habitaciones donde los competidores se reunían antes de dar inicio a las carreras, la foto de abajo uno de ellos.




Por Rocío Vivas

Entradas populares